La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es una afección en la cual los contenidos estomacales se devuelven desde el estómago hacia el esófago (tubo de deglución). Los alimentos van desde la boca hasta el estómago a través del esófago. La ERGE puede irritar el tubo de deglución y causa acidez gástrica y otros síntomas.

 

Cuando usted come, el alimento pasa desde la garganta hasta el estómago a través del esófago. Un anillo de fibras musculares en la parte inferior del esófago impide que el alimento deglutido vuelva a subir. Estas fibras musculares se denominan esfínter esofágico inferior (EEI).

Cuando este anillo muscular no se cierra bien, los contenidos del estómago pueden devolverse hacia el esófago. Esto se denomina reflujo o reflujo gastroesofágico. El reflujo puede causar síntomas. Los ácidos gástricos fuertes también pueden dañar el revestimiento del esófago.

Entre los factores de riesgo para el desarrollo del reflujo están:

  • Consumo de alcohol (posiblemente)

  • Hernia de hiato (una afección en la cual parte del estómago pasa por encima del diafragma, el músculo que separa el tórax y la cavidad abdominal)

  • Obesidad

  • Embarazo

  • Esclerodermia

  • Tabaquismo

  • Recostarse a menos de 3 horas después de comer

La acidez gástrica y el reflujo gastroesofágico se pueden producir o empeorar por el embarazo. Los síntomas también pueden ser causados por ciertos medicamentos, como:

  • Anticolinérgicos (por ejemplo, para el mareo)

  • Broncodilatadores para el asma

  • Bloqueadores de los canales del calcio para la presión arterial alta

  • Fármacos dopaminérgicos para el mal de Parkinson

  • Progestina para el sangrado menstrual anormal o el control natal

  • Sedantes para el insomnio o la ansiedad

  • Antidepresivos tricíclicos

Los síntomas comunes de ERGE son:

  • Sentir que el alimento se atora por detrás del esternón

  • Acidez gástrica o dolor urente en el pecho

  • Náuseas después de comer

Los síntomas menos comunes son:

  • Devolver el alimento (regurgitación)

  • Tos o sibilancias

  • Dificultad para deglutir

  • Hipo

  • Ronquera o cambios en la voz

  • Dolor de garganta

Los síntomas pueden empeorar cuando usted se agacha o se acuesta o después de comer. Los síntomas también pueden ser peores en la noche.